Hallazgos en la Villa del Oratorio

Esto encontramos en Internet sobre los hallazgos en la Villa del Oratorio, donde en tiempos tan recientes como 1983 se encontró este mosaico de un lanceo de jabalí a caballo del sg IV D.C.:

El pasado mes de septiembre aparecieron dos nuevos mosaicos polícromos, “que han superado todas las expectativas”, en la villa romana del Oratorio, situada en Limite sull’Arno, al oeste de Florencia, según explica Lorella Alderighi, funcionaria y arqueóloga de la Superintendencia de Bienes Arqueológicos de Toscana, a National Geographic.

Las últimas excavaciones han sacado a la luz dos porciones de dos pavimentos contiguos, cada uno con una decoración propia: por un lado, octágonos que incluyen motivos florales, animales (un árbol con dos pájaros, un delfín, un pez con un pulpo) y un busto humano; por otro lado, hexágonos en mármol blanco y triángulos oscuros y, en derredor, una orla con motivos florales.

La villa romana del Oratorio fue localizada en 1983 durante unas labores agrícolas en una propiedad privada. “Se trata de un complejo arquitectónico de grandes dimensiones construido a mediados del siglo IV, como sugieren tres monedas fechadas entre el 337 y el 348 d.C.”, sostiene Federico Cantini, de la Universidad de Pisa, quien dirige las excavaciones junto con Alderighi. “Durante la Antigüedad tardía podemos suponer que perteneció a la familia Vetti. En 1983 se encontró un fragmento con una inscripción que nombra a Vettio Pretestato, que podría ser Vettio Agorio Pretestato, quien fue corrector Tusciae et Umbriae antes del 362 y praefectus urbi en el 384, el año de su muerte”, añade. Vettio Agorio Pretestato fue uno de los últimos miembros de la aristocracia senatorial romana, además de uno de los últimos exponentes de la antigua religión romana.

La villa romana del Oratorio es célebre por un mosaico que fue detectado en 1983 y excavado a partir de 2010. Representa una venatio apri, la caza de un jabalí: una figura masculina montada a caballo hiere al animal con una lanza. “El caballero, que luce un manto corto y amarillo, empuña una lanza con la mano derecha y su gran punta se hunde en las carnes del jabalí, que aparece ya herido, como lo demuestra la sangre que brota copiosamente de la herida y se derrama sobre el terreno”, describe Alderighi. Con el hallazgo de los dos nuevos mosaicos queda claro que la escena de caza “sólo representa una mínima parte de todo el complejo de pavimentos musivos”, según la arqueóloga italiana. Por otro lado, se confirma la hipótesis según la cual el Medio Valdarno era un área activa cultural y económicamente en las postrimerías del Imperio romano, es decir, durante la Antigüedad tardía, “considerada injustamente como una época de decadencia comercial y cultural”.

La escena de caza representa a una figura masculina montada a caballo mientras hiere a un jabalí con una lanza. ©

FOTO: FEDERICO CANTINI

FOTO: FEDERICO CANTINI

 

Una respuesta

  1. By Luiana Posted on diciembre 14, 2015

    Me parece bastante interesante el post. Thanks

DEJA UN COMENTARIO

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *